¡Auxilio! Soy mamá primeriza
¿Qué hago si...?
Comparte en:

¡Auxilio! Soy mamá primeriza

En la vida siempre estamos aprendiendo y normalmente no estamos totalmente preparadas para afrontar una situación por primera vez. Tal es el caso de la maternidad primeriza, por lo que no debes agobiarte pensando que todo lo asociado a tu hijo debe salirte perfecto.

 

Si bien es cierto que por el hecho de ser mamá adquieres más responsabilidades, eso no implica que debas sentir una angustia incesante. A propósito de ello, enseguida te presentamos 8 recomendaciones que te ayudarán a disfrutar esta nueva etapa:

 

1. No sientas presión por la lactancia

Aunque la lactacia materna es lo más recomendable para nutrir al bebé y crear un vínculo con él, no todas las mujeres están en la posibilidad de realizarlo. Si eres una de ellas no te culpes ni te sientas mal, la ciencia ha creado avances para que esto no sea problema; por ejemplo, la leche de fórmula.

 

2. La depresión postparto no es causa sino efecto

La depresión postparto es un efecto secundario del alumbramiento, nada tiene que ver con una falta de amor hacia tu bebé. Si llegas a padecerla no dudes en buscar ayuda profesional para que la superes de acuerdo a tus circunstancias; recuerda que no todas las mujeres son iguales, por lo tanto cada una tiene sus tiempos para procesar los cambios —especialmente aquellos que son muy grandes.

 

3. Sigue tu instinto maternal

Dado que eres mamá por primera vez, todas las personas (en especial familiares y amigos) querrán darte consejos sobre cómo cuidar a tu hijo, incluso aunque no se los pidas. Aunque su intención es la mejor, no hagas caso de todo lo que te digan, así evitarás sentirte confundida entre tantas opiniones. Mejor sigue tu instinto y lo que tanto a ti como a tu hijo les funcione a partir de las experiencias compartidas día a día.

 

4. Cuida de ti misma

La maternidad es una de las alegrías más grandes en la vida de una mujer. Sin embargo, para que vivas con plenitud necesitas procurarte mediante el autocuidado: date tiempo, espacio y cariño. También dale prioridad a tu descanso, duerme lo suficiente para que durante el día no te sientas decaída.

 

5. Pon atención en tus emociones

Al ser mamá te enfrentarás a nuevos retos, situaciones complicadas y cambios hormonales. ¿Y sabes qué? Es absolutamente normal. Ser consciente de esto te evitará momentos difíciles, puesto que en la vida todo tiene su grado de complejidad. Por ende, trabaja en tus emociones (siéntelas, exprésalas) para que no llegues a sentirte abrumada. En cualquier caso, recuerda que siempre puedes buscar ayuda y no hay razón para avergonzarse de ello.

 

6. Usa la ciencia médica a tu favor

Si tienes dudas sobre algún cuidado específico de tu hijo, busca información confiable en fuentes científicas o acércate a los especialistas: ginecólogos, pediatras, nutriólogos, pedagogos. No dejes que el miedo te domine cuando tu hijo presente un problema de salud, mejor centra tu atención en seguir las recomendaciones médicas.

 

7. Organiza tu vida diaria

Crea rutinas y hábitos junto con tu familia. Organicen de manera equitativa las actividades cotidianas de todos los miembros, de modo que cada quien se haga responsable de lo que le corresponde. Para ello pueden usar calendarios, pizarrones o apps. Así, toda la familia adquirirá una estructura que posibilite la convivencia en armonía, mientras que tú tendrás más tiempo libre para dedicarlo a lo que creas conveniente.

 

8. Prepara un kit de cuidado para tu bebé

Guarda en un lugar de fácil acceso un botiquín de primeros auxilios y los artículos para cuidar de la higiene personal de tu hijo: crema hidratante, talco, toallitas húmedas, lociones, jabones, shampoo, crema para rozaduras. Esto facilitará su limpieza cada vez que se requiera o cuando suceda algún pequeño accidente.

 

Ser mamá es sin duda una tarea complicada, pero también brinda muchas satisfacciones. Nadie sabe todo lo que implica hasta que lo experimenta. Y como reconocemos que para cada mujer es un proceso único, en Kidú Preschool te ofrecemos acompañarte en el desarrollo integral de tu hijo, desde su motricidad hasta los aspectos académico, emocional y espiritual.

 

Para cumplir con este objetivo en Kidú utilizamos, además de las clases bilingües y una metodología divertida, las preceptorías: reuniones periódicas para detectar áreas de atención y oportunidad en el crecimiento de tu hijo.

 

educacion-personalizada

 

Fuentes

 

Benedetti, Mario. “6 mitos sobre la maternidad”. Mejora con salud. 22 de septiembre de 2020. Retomado de: https://mejorconsalud.as.com/mitos-sobre-la-maternidad/

 

“Madre primeriza: ¿debes hacer caso a los consejos que te dan?” Mi bebé y yo. Retomado de: https://mibebeyyo.elmundo.es/mx/mujer-actual/psicologia/madre-primeriza

 

“Miedos de la madre primeriza: cómo afrontarlos”. Hacer familia. 11 de enero de 2016. Retomado de: https://www.hacerfamilia.com/psicologia/noticia-miedos-madre-primeriza-consejos-afrontarlos-20140304130821.html

 

Zúñiga, Okairy. “Guía básica para la mamá primeriza”. Eres mamá. 29 de febrero de 2020. Retomado de: https://eresmama.com/guia-basica-la-mama-primeriza/

 

 

 

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidú
Álamos Fontanar