Diferencias entre cerebros de niñas y niños
La aventura de crecer
Comparte en:

Diferencias entre cerebros de niñas y niños

Así como cada peque tiene características particulares que le distinguen de los demás, también existen ciertos aspectos cerebrales que influyen en su desarrollo, dependiendo de si es niña o niño. Conoce enseguida de qué se tratan.

 

En general, existen algunas diferencias entre los cerebros de niñas y niños, las cuales marcan tendencias en sus formas de aprender, estar y actuar en el mundo.

 

Estos patrones nos ayudan a entender por qué niñas y niños actúan de maneras distintas ante ciertos estímulos o escenarios durante la educación preescolar.

 

A continuación te mostramos los aspectos en los que hay diferencias más notorias entre los cerebros de niñas y niños. Cabe mencionar que este artículo está respaldado por información científica y especializada que puedes consultar al final.

 

El cerebro es un órgano flexible que tu peque debe ejercitar para

incrementar sus talentos y mejorar sus áreas de oportunidad

 

Estructura cerebral

Las investigaciones sobre actividad neuronal indican que los cerebros de niños y niñas tienen particularidades únicas desde el nacimiento.

 

Dado que las niñas usan ambos hemisferios de sus cerebros con mayor frecuencia durante los primeros años de vida, tienen con respecto a los niños una memoria más amplia y mayor capacidad para hacer varias tareas a la vez.

 

Por su parte, con respecto a las niñas, los niños se centran en una sola tarea y en actividades que involucran a un solo hemisferio del cerebro.

 

Habilidades socioemocionales

El aspecto socioemocional es quizá en el que más influyen las diferencias cerebrales entre niñas y niños.

 

De acuerdo con varios estudios científicos, las niñas tienen estas ventajas significativas:

  • Muestran interés en establecer contacto visual.
  • Son afectas al contacto físico: caricias, mimos, abrazos y besos.
  • Aprenden más rápido a saberse queridas.
  • Tienen aptitudes para leer señas, poses, muecas y tonos de voz.
  • Prefieren los juegos sociales y estructurados: juego asociativo de los 3 a los 4 años, juego cooperativo de los 4 a los 5 años e interacciones sociales con sus compañeritos de los 5 a los 6 años.

Por su parte, los niños:

  • Tienden a responder más rápido a los estímulos externos, por lo que suelen alterarse o desesperarse, y luego les cuesta más controlar sus emociones.
  • Necesitan instrucciones más claras y constantes para saber si su comportamiento es válido o no.

 

<< Hablemos del desarrollo psicosocial en menores de 3 años >>

 

Desarrollo del lenguaje

En cuanto al desarrollo del lenguaje, las estructuras cerebrales influyen para que de manera general las niñas:

  • Tiendan a hablar antes que los niños porque poseen más habilidades para socializar que ellos, lo cual les permite adquirir mayor lenguaje al entrar en contacto con más personas.
  • Adquieran a edades más tempranas que los niños competencias para expresarse de formas más variadas y complejas.
  • Pongan mayor atención en lo que oyen que los niños, de modo que aprenden a escuchar un poco antes y, por ende, a distinguir más fonemas que más adelante intentan repetir.

 

Habilidades espaciales

De acuerdo con otro estudio, los niños tienden a dar sus primeros pasos más rápido y a manejarse con mayor éxito en relación al espacio físico. De igual manera, suelen ser más competentes en juegos que implican colocar bloques o piezas para realizar construcciones.

 

Por su parte, las niñas muestran menos interés por objetos en movimiento, figuras geométricas y juguetes. De hecho, no parecen interesadas en juegos competitivos y sí en actividades en las que se tienen que conformar equipos.

 

<< ¿Cómo evaluar el desarrollo físico de tu peque? >>

 

Educación preescolar necesaria

Aparte de las habilidades innatas que tienen de manera diferenciada niñas y niños, la experiencia de vida también desempeña un papel fundamental en el desarrollo integral.

 

Por ende, es necesario complementar y potenciar dichas habilidades con actividades lúdicas y pedagógicas tanto en el entorno familiar como en el escolar, a fin de equilibrar las diferentes tendencias de niñas y niños.

 

Por ejemplo, los niños pueden beneficiarse si asisten a un kínder donde participen en muchas conversaciones y juegos de palabras. Mientras que las niñas pueden beneficiarse más de un kínder en el que armen rompecabezas o usen elementos que fomenten su capacidad espacio-visual.

 

En Kidú Preschool aprovechamos las diferencias en la estructura cerebral de niñas y niños para potenciarlas y ayudarles a lograr un desarrollo integral.

educacion-personalizada

Fuentes

Bando, Rosangela, et. al. “Sex-Differences in Language and Socio-emotional Skills in Early Childhood”. Banco Interamericano de Desarrollo. Julio de 2016. Retomado de: https://publications.iadb.org/publications/english/document/Sex-Differences-in-Language-and-Socio-emotional-Skills-in-Early-Childhood.pdf

Barbu, Stéphanie, et. al. “Boys and Girls on the Playground: Sex Differences in Social Development Are Not Stable across Early Childhood”. Plos One. 28 de enero de 2011. Retomado de:

https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371%2Fjournal.pone.0016407

“Diferencias entre el cerebro de una niña y de un niño”. Eresmamá. (s. f.). Retomado de: https://eresmama.com/diferencias-cerebro-una-nina-nino/

“¿Hay diferencias en el desarrollo del cerebro de los niños y las niñas?” Zero to three. (s. f.). Retomado de:

https://www.zerotothree.org/resources/1849-hay-diferencias-en-el-desarrollo-del-cerebro-de-los-ninos-y-las-ninas

López-Boo, Florencia. “¿Hay diferencias entre el cerebro de las niñas y el de los niños?” Banco Interamericano de Desarrollo. 27 de marzo de 2017. Retomado de: https://blogs.iadb.org/desarrollo-infantil/es/cerebro/

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidú
Álamos Fontanar