Guía para papás que trabajan desde casa y cuidan a sus hijos
Educando en familia
Comparte en:

Guía para papás que trabajan desde casa y cuidan a sus hijos

Con la llegada de la pandemia mundial por coronavirus, que actualmente continuamos viviendo, muchos papás tuvieron que cambiar el esquema de dinámica familiar que tenían en casa, adaptando un mismo espacio para que convivieran los tiempos de trabajo con los de escuela de sus hijos.

 

Es probable que como papá hayas estado acostumbrado a la dinámica diaria de afrontar desafíos como horarios de trabajo, horarios escolares, horarios de tareas y rutinas de distracción o actividades de esparcimiento, pero con el confinamiento, tanto trabajos como escuelas comenzaron a llevarse a cabo de manera virtual, haciendo que el trabajo de cuidar a los niños a tiempo completo estuviera a la par con las responsabilidades de oficina, sin descuidar ambos ámbitos.

 

A 6 meses de resguardo preventivo, ¿cómo hacer más eficiente la convivencia de tu trabajo con las clases en línea de tu hijo?

1. Mantener rutinas siempre es una buena idea

El primer paso es tratar de mantener una estructura a lo largo del día sin tener que detenerse a pensar demasiado en cuál es el siguiente paso. Más allá de los beneficios de la familiaridad que esto le da a los niños, mantener un horario regular te dará pautas firmes para construir tus propios horarios en los que podrás trabajar y en los que cuidaras de los niños.

 

Recuerda que esta rutina no necesariamente es fija, ya que puede haber cambios con relación a horarios de trabajo y clases en línea. Lo ideal es que la vayas haciendo semana a semana, para que no sientas estrés pensando en qué hacer durante todo el mes.

 

Por ejemplo, durante esta semana, hagan ejercicio juntos. Busca videos en YouTube o descarga una app de ejercicios para niños, y tengan ese tiempo de calidad en donde distraen su mente de tareas y trabajos y activan su cuerpo para poder dormir mejor.

2. Crea horarios y listas flexibles

Muy de la mano con el consejo anterior, crea horarios semanales donde incluyas por bloques las actividades rutinarias que ya sabes que van a tener; por ejemplo, el desayuno, la comida, la cena, los horarios de clases virtuales del kínder, las actividades del hogar como lavar ropa y platos, sus juntas recurrentes de trabajo, etc.

 

Incluye esta información en un calendario que puedes pegar en tu refrigerador, en la sala o en el cuarto de tu peque. En él, asigna responsables para estas tareas, tal vez, esta semana pueda preparar el desayuno papá y la siguiente mamá será la responsable; incluso, pueden intercalar los días o ajustarlo según los tiempos de cada uno.

 

La idea es que sean flexibles según las necesidades de cada día pues el trabajo y los hijos pueden tener diferentes cargas de demanda de un día a otro.

3. Intercambien turnos

Es importante que mamá y papá hagan equipo y por lo tanto puedan apoyarse en el cuidado de los niños cuando la carga de trabajo sea más pesada para uno que para el otro. Esto pueden hacerlo de distintas formas, por ejemplo:

  • Hacer turnos de 4 horas en los que un adulto trabaja y el otro cuida a los niños.
  • O hacer turnos cortos de 30 minutos a 2 horas. Depende de los horarios de trabajo que tengan en casa.
  • Mantén a los niños cerca y a la vista mientras los dos trabajar, planeando actividades diarias que harán después de tener sus clases virtuales. Por ejemplo, pueden comprar un rompecabezas y que le dedique 30 min. A armar una parte; posteriormente puede dibujar en un cuaderno especial o jugar con su perro. No debemos olvidar que siempre hay que mantener a los niños bajo supervisión y no abusar de los recursos tecnológicos para su entretenimiento.

4. Tengan espacios de trabajo y escuela distintos

Probablemente como parte de tu trabajo vas a tener llamadas, reuniones por zoom y quizá momentos en los que requieras silencio para concentrarte en entregar un informe o reporte. Con niños esto es un desafío aún mayor, por lo que te recomendamos separar tu espacio de trabajo del que usan los niños para sus clases virtuales.

 

Actualmente en muchas tiendas departamentales están vendiendo todo para que puedas armar el salón de clases perfecto para tu peque, desde mobiliario a su tamaño, pizarrones, juegos didácticos; es momento de ponerse creativos y tener ese pequeño espacio de estudio que le será de mucha ayuda aún cuando las clases regresen a ser presenciales.

5. Ten mucha paciencia y empatía con tu peque

Recuerda que tanto tú como él o ella también se está adaptando a estar en casa y está feliz de tenerte todo el tiempo cerca, por lo que buscará llamar tu atención todo el tiempo, y no sabe si estás en una llamada importante.

 

Si esto sucede, explícale que es momento de que mamá o papá tome una clase virtual con toda la atención que él o ella le presta a su miss, por lo que le pides que guarde un poco de silencio o te permita estar un momento a solas en tu oficina o espacio laboral.

 

Ayúdalo a entender tu trabajo, explícale un poco de lo que hacer y tus responsabilidades y verás que irá comprendiendo que tienes momentos de concentración. Si notas que no entiende esto, puedes hablar con su miss y mencionarle que le gustaría que te ayudará a explicarle el proceso de trabajar en casa.

 

Mantener un sentido de familiaridad y coherencia es reconfortante y terapéutico en tiempos de agitación, y también es práctico. 

 

Con expectativas moderadas, un enfoque flexible y un poco de ingenio, se sorprenderán de lo fácil que es ajustar la vida familiar para seguir con el trabajo y la escuela desde casa, la clave es inventar nuevas formas de preservar viejas rutinas para adaptarlas a las nuevas circunstancias. 

 

Recuerda que en Kidú Preschool vas a encontrar un aliado para tu familia, manteniendo la rutina de las clases en línea con la misma calidad educativa. Cada semana tendrás el horario de clases y actividades adelantadas de la siguiente semana, para que puedas realizar esta planificación que antes te mencionamos.

 

Además, cada 4 semanas te daremos un School Supply Box, en donde vas a encontrar el material que tu peque va a necesitar en las clases virtuales de todo el mes.

 

Ofrecemos una educación personalizada en la que ponemos especial atención a cada niño, para conocer sus áreas de oportunidad y sus puntos fuertes, de tal forma que siempre tenga un respaldo fuerte para seguir creciendo feliz ya sea en casa o en el colegio.

kidu-Preschool-conoce

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidú
Álamos Fontanar